sábado, 19 de enero de 2013

Aparato respiratorio


Anexo IV.- Descripción del aparato respiratorio.
  • Vías respiratorias altas.
    • Fosas nasales.
Podemos diferenciar dos partes: la nariz, que es la parte externa, y las fosas nasales, que se localizan justo por encima del paladar y queda dividida en dos por medio del tabique nasal. Comunican con el exterior a través de las ventanas nasales y hacia la faringe por medio de las coanas.
En los laterales de las fosas nasales existen unas proyecciones óseas pertenecientes al hueso etmoides, llamadas cornetes. Existen tres pares de cornetes: superiores, medios e inferiores. Entre ellos hay unos espacios llamados meatos.
En algunos huesos que forman parte de las fosas nasales encontramos unos huecos llenos de aire y que comunican con las fosas nasales, llamados senos paranasales. Son cuatro pares: senos frontales, maxilares superiores, etmoidales y esfenoidales.
Tanto las fosas nasales como los senos paranasales están recubiertos de una capa mucosa ciliada, llamada pituitaria roja, responsable de filtrar el aire inspirado.
Las fosas nasales se encargan acondicionar el aire inspirado: lo filtran de gérmenes y partículas extrañas, lo calientan y lo humedecen. Junto a lo anterior participan en la fonación y en el olfato, pues el sentido de olfato, la pituitaria amarilla, se localiza en la parte superior de estas.
    • Faringe.
Es una vía de cruce entre el aparato respiratorio y el digestivo. Comunica con las fosas nasales en su parte superior, la nasofaringe, con la boca en su parte media, orofaringe, y con la laringe y el esófago en su parte inferior, laringofaringe.
En la nasofaringe localizamos las adenoides o vegetaciones, así como la entrada a las Trompas de Eustaquio, que comunican con el oído medio, en la orofaringe, entre los pilares faríngeos, se encuentran las amígdalas palatinas, y en la laringofaringe encontramos la epiglotis. Sirve de vía de paso para el aire durante la inspiración y la espiración.
  • Vías respiratorias bajas.
    • Laringe.
Se localiza en la parte anterior del cuello y comunica la faringe con la tráquea. Está formada por cartílagos y músculos. Los cartílagos más importantes son la epiglotis, el tiroides y el cricoides. Los cartílagos impiden que se produzca un colapso de la laringe. Dentro de a laringe encontramos las cuerdas vocales. Participa en la deglución, impidiendo el paso de los alimentos hacia la vía respiratoria, la producción de la voz y es una vía de paso del aire durante la inspiración y la espiración.
    • Tráquea.
Es un conducto que comunica la laringe con los bronquios, formada por cartílagos en forma de C, abiertos hacia la parte posterior y que impiden que se cierre, unidos por fibras elásticas. Su interior está tapizado por una capa mucosa ciliada, con las mismas funciones que la de las fosas nasales. Junto a lo anterior, la tráquea sirve de vía de paso para el aire inspirado y espirado. El lugar donde se divide en los dos bronquios principales recibe el nombre de carina de la tráquea.
    • Bronquios.
Existen distintos tipos de bronquios. Los bronquios principales o primarios son los que se original en el extremo inferior de la tráquea. Estos tienen una estructura similar a la tráquea y penetran en los pulmones a través del hilio pulmonar. Una vez que penetran en los pulmones se van a ir dividiendo, primero en bronquios secundarios, también llamados lobulares y posteriormente en terciarios o segmentarios. Estos siguen ramificándose en bronquiolos, que van perdiendo los anillos cartilaginosos y que se siguen subdividiendo hasta llegar a los bronquiolos terminales, de los que surgen los conductos alveolares que comunican con los alveolos. Sirven de vía de paso para el aire inspirado y espirado.
    • Pulmones. Son dos órganos esponjosos, situados en la cavidad torácica y separados por un espacio llamado mediastino y por el diafragma del abdomen. El pulmón derecho está dividido en tres lóbulos y diez segmentos, mientras que el izquierdo se divide en dos lóbulos y ocho segmentos. Los pulmones está recubiertos por unas membranas serosas llamadas pleuras. Son dos, una pleura parietal, pegada a la pared del tórax, el mediastino y el diafragma, y una pleura visceral, pegada a los pulmones. Entre ambas existe un espacio virtual, la cavidad pleural, donde localizamos una pequeña cantidad de líquido pleural, que mantiene ambas pleuras pegadas y evita el rozamiento durante los movimientos respiratorios. Dentro de los pulmones encontramos vasos sanguíneos y las ramificaciones de los bronquios, que terminan en los alveolos pulmonares, estructuras que están recubiertos por capilares sanguíneos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.